Barrancos del Courel


Participantes: Jorge, Marta, Martin, Jose, Miguel, Ceci, Yola, Yess, Irache y Agux.

Fotos: Irache, Yola, Miguel, Ceci y Agux.

La primera semana de septiembre de 2022 hemos estado haciendo barrancos en la Sierra del Courel (Lugo), espacio natural declarado Geoparque Mundial de la UNESCO. Desgraciadamente, en el mes de julio de 2022 una gran zona del parque quedó arrasada por devastadores incendios, lo que nos hizo pensar en cambiar de destino. Sin embargo, tras considerarlo brevemente, decidimos mantener el plan original. En parte, por las tremendas ganas que teníamos de conocer esta remota región de la Galicia profunda, y por otra, para solidarizarnos con las gentes de la zona que habían sufrido y padecido esta desgracia, dejando allí el poco dinero que nos gastaríamos en esta visita.

Los barrancos de esta zona no tienen grandes verticales ni caudales comprometidos (en las fechas en los que los visitamos, en otras fechas la cosa puede ser bien diferente). Su encanto y atractivo radica sobre todo en la frondosa y exuberante vegetación (en alguna ocasión echamos en falta un buen machete). Y en algunos barrancos, por las construcciones que te encuentras: Molinos, presas, diques y muros de contención, acequias y caminos para el aprovechamiento del agua, te hacen imaginar cómo eran las vidas de los antiguos moradores de estas tierras.

Lamentablemente, 3 de los barrancos más hermosos del Courel no pueden hacerse, al encontrarse situados en la zona devastada por el fuego. El sector Folgoso de Courel fue el más afectado, y en concreto los barrancos Carballido (superior y medo), Coiteladas y Fieitiras. Las instalaciones de las cabeceras han quedado seriamente afectadas por la intensidad de las llamas, con rocas fracturadas y anclajes comprometidos por las altas temperaturas. Además, la vegetación está calcinada y el agua es gris por el arrastre de ceniza. Es difícil saber cuándo el ecosistema se recuperará, pero seguramente tardará al menos entre 5 y 10 años, y posiblemente más hasta una recuperación completa. El contraste entre las verdes laderas repletas de robles y castaños que sobrevivieron frente a las laderas totalmente carbonizadas víctimas del incendio, es algo realmente sobrecogedor, que nos afectó mucho.

Para la realización de esta actividad, nos apoyamos sobre todo en la estupenda “Guía de barrancos, Montañas do Courel”, promovida por la Asociación Montañas do Courel, que se puede descargar gratuitamente. También consultamos la guía “Barrancos del lejano oeste”, que incluye las 4 provincias gallegas y Portugal. Agradecemos a los autores de ambas guías por el estupendo y meticuloso trabajo realizado.

Para nuestra estancia, al ser un grupo grande de 10 personas, nos quedamos en Casa Teixeira, ubicada en Seceda.

No pudimos estar más satisfechos con la elección de la casa y la aldea. Gonzalo, el dueño nos facilitó toda la información que necesitamos antes de ir, y durante la estancia, María, que vive allí permanentemente, nos atendió estupendamente, incluyendo una visita guiada por la que en tiempos pasados fue una grandiosa población. Estuvo pendiente todo el tiempo de cualquier detalle que pudiéramos necesitar.

Los barrancos de Courel se encuentran distribuidos en varios sectores, y durante los 8 días que estuvimos allí hicimos los que consideramos más interesantes a nuestro parecer (y que no estuvieran arrasados por el fuego).

SECTOR SECEDA

FORGAS DO FIAL

Para el estreno de nuestra actividad elegimos este barranco, al que se accede y regresa andando desde Seceda.

El barranco es una auténtica maravilla geológica. La primera parte es la más espectacular, con espectaculares formaciones ferruginosas de colores rojizos y naranjas, como estalactitas, columnas y hasta plantas petrificadas. Estas formaciones, en tanta abundancia y calidad, no las hemos encontrado en ningún otro barranco del Courel (y me atrevería a decir que en ninguno de los cientos de barrancos que he realizado). El resto del barranco es entretenido, con pequeños resaltes y destrepes, con un interés siempre mantenido. El caudal era bajo, pero suficiente para “decorar” el recorrido.

VEIGA DARCA

Por la tarde del mismo día que hicimos FORGAS DO FIAL, hicimos este corto barranco. Desde Seceda hay que hacer un corto trayecto de aproximación en coche de unos 2,5 km. Los últimos 1,8 km se hacen por una pista en buen estado para todo caminos (quizás un poco al límite para turismos).  

Este barranco lo pillamos con muy poca agua, a lo que se suma que es prácticamente en su totalidad un constante “terreno de aventura” (broza salvaje que invade el cauce). Perfectamente prescindible, en mi opinión (quizás con otras condiciones de caudal sea algo más atractivo).

SECTOR FOLGOSO DO COUREL

REGO DO VAL

Este barranco se sitúa en el límite de la zona quemada por el incendio de Folgoso. En la fecha en la que lo realizamos el escaso caudal arrastraba gran cantidad de cenizas, mostrando un agua grisácea. Afortunadamente para nosotros, el barranco no es en absoluto acuático, por lo que no tienes que vadear pozas ni mucho nadar en badinas cubiertas de ceniza. Se trata de una sucesión constante de rápeles que eso sí, te regala unas espectaculares vistas del valle de Folgoso de Courel.

EIRIZ

Este barranco fue una auténtica y grata sorpresa. Es cortito, con apenas 5 rápeles. Pero el frondoso bosque que recorre te sumerge durante un par de horas en una intensa verde dimensión, donde todas las cabeceras son naturales sobre sólidos árboles. Ni siquiera ves anclajes metálicos.

Como colofón del recorrido, tras un tobogán que puede hacerse de unos 3-4 m, nos espera un recorrido de unos 500 m por el rio Lóuzara. En la fecha en que lo hicimos, el tránsito por el río consistió en dejarse arrastrar suavemente por la corriente hasta el puente donde se abandona el cauce.

INFERNO

Para la última jornada, como despedida, hicimos este corto barranco que se sitúa parcialmente en área quemada por el incendio. A destacar un pasillo estrecho muy estético que termina en un corto resalte, que es posiblemente el punto más estético del recorrido.

De este barranco hay que destacar la salida que se realiza por el lado izquierdo del barranco, ladera que está totalmente quemada por el incendio (afortunadamente, la ribera derecha se salvó de las llamas). Comienza con unas primeras cortas y fáciles trepadas sobre terreno en el que hay que extremar la precaución. Tras los primeros 200 m de trepadas, se sigue un sendero poco evidente que continua ascendiendo sinuosamente hacia la derecha rodeado por los restos del incendio. Llegas al coche con las manos y todo lo que haya tocado ramas y rocas, negro por la ceniza.

SECTOR A SEARA – FERRAMULÍN

ACEVAL (BUZGALEGOS)

Barranco cortito en el que las descripciones del acceso y topografía de la guía de barrancos de la Sierra de Courel nos supusieron bastante confusión. Tardamos más de 1 h y media en ubicarnos en la cabecera desde la aldea de Ferramulín. Nuestro problema (o “poema”) fue ubicar la “construcción de pizarra” (“sequeiro” de castañas) que menciona la susodicha guía. Uno de nosotros, con actitud bastante cerril, se empeñó en que esta construcción sería algo parecido a una explanada de pizarra para el secado de estos frutos (algo muy lógico de pensar, dado los numerosos días de sol que disfrutan estas tierras galegas). Pues no, se trata de una cabaña de piedra pegada al lado derecho del camino, con unas pequeñas aperturas en la parte inferior de los muros, que son tiros para el fuego que se enciende en su interior para el secado. A escasos 100 m de esta construcción, semioculto por la maleza, arranca a mano derecha un poco marcado y empinado sendero por el que con precaución podemos bajar al río.

RÍO SELMO

Tras terminar el barranco de ACEVAL, encademos este otro barranco. Arranca con la hermosa cascada “Fervenza de Vieiros”, que se realiza por la vertiente izquierda del río, totalmente por fuera del agua. A pesar de que la guía indica que para evitar el roce de la cuerda se puede hacer en dos tramos, con una segunda instalación unos pocos metros más debajo de la primera, nosotros no la encontramos. No nos supuso mayor problema colocando un antirroce en el punto de fricción de la cuerda con la roca.

En este barranco se pueden admirar varias construcciones de pizarra realizadas por los antiguos habitantes de estas tierras, como presas, diques y caminos de aproximación a la ribera del río.

SECTOR CAMPODOLA

FERREIRIÑO

Este barranco consiste en un sencillo paseo fluvial que como comenta la guía de barrancos del Courel “Los muros antiguos de pizarra que se ven a lo largo de su recorrido, restos de antiguos senderos entre aldeas y pueblos, evocan la vida de antaño de las gentes de este valle”. Nosotros arrancamos en Campodola, aldea prácticamente abandonada salvo por algún pastor que se resiste a dejarla morir.

Eso sí, es un paseo fluvial realmente largo, que a nosotros nos llevó entre 5-6 h completar. En la primera mitad del barranco existen varios tramos engorgados excavados en la roca de una gran belleza. El caudal, perfecto para disfrutar de este tranquilo recorrido.

SECTOR SOLDÓN

FIAIS

La actividad más destacada de esta salida fue sin duda este barranco. Salimos de Seceda sobre las 8:00 AM y volvimos a casa sobre las 23:00. La actividad de barranquismo propiamente dicha, entre acceso, recorrido y retorno nos llevó unas 7-8 h, con apenas un par de paradas.

A esto se suma que la combinación de coches es larga, de una hora aproximadamente, que se realiza por caminos aptos para todo caminos (al límite para turismos).

Antes de comenzar el barranco se atraviesa la aldea en ruinas de Fiais (o Feais), donde es sobrecogedor contemplar el cementerio con las lápidas y nichos rotos por el paso del tiempo. Pasado el cementerio, hay un par de caminos para bajar al río. 

La primera hora del barranco se realiza caminando por la ribera, fuera del cauce. Tras pasar varios molinos en ruinas, empieza la actividad propiamente dicha que durante las siguientes 3 h mantiene un gran interés, tanto paisajístico como deportivo. Este tramo sin duda, es el que hace que la larga actividad merezca totalmente la pena. Una vez realizado el último rapel de 28 m, que cae en una amplia badina en mitad del bosque, comienza la parte más ardua de la jornada: Un largo retorno hasta el coche de unas 2 h, la primera parte por el cauce del río y después por la ribera izquierda (a bastante altura). Posteriormente, tras un puente de madera, un sendero balizado nos llevará tras 1 h de pateo hasta la Ferrería de Rugando, donde hemos dejado los coches.

Notas finales

Entre Piedrafita del Cebrero y Quiroga, que son unos 60 kms, no hay ninguna gasolinera, así que aseguraos de llevar el depósito lleno, sobre todo si vais a estar varios días por la zona. Este dato da una idea de lo despoblado del lugar.

Para una buena comida o cena por estas tierras, recomendamos el Mesón O Mirador, en Folgoso de Courel. Tienen un salpicón de marisco y un cabrito al horno muy ricos. Además, disfrutarás de un guiño cinematográfico con un entrañable personaje de El jovencito Frankenstein.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s